Antonio Díaz: el Sensei de Oro venezolano cumplió su sueño de participar en los Juegos Olímpicos - Premios Haciendo País 2021 | El Diario
15083
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15083,bridge-core-3.0.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-28.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive
 

Antonio Díaz: el Sensei de Oro venezolano cumplió su sueño de participar en los Juegos Olímpicos

Un camino que empezó a recorrer a los 6 años de edad culminó 35 años después con su reconocimiento en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Participar en unos Juegos Olímpicos era el sueño que el sensei venezolano Antonio Díaz mantenía desde niño. Cada vez que disfrutaba del magno evento por televisión se lamentaba de que el Karate-Do no fuese un deporte olímpico. Pensó que se retiraría de los tatamis con esa tarea pendiente, hasta que su disciplina ingresó al programa de Tokio 2020.

En agosto de 2021, Antonio el Sensei de Oro, logró hacerse con un diploma olímpico en la justa olímpica de Tokio 2020. El karateca finalizó su carrera deportiva con una participación destacada, finalizó en la cuarta plaza al caer ante el estadounidense Ariel Torres en la pelea por el bronce del kata masculino. 

El Sensei de Oro aplazó su retiro para enfocarse en el cupo olímpico, y así cerrar con broche dorado una carrera de 25 años. El subcampeonato que obtuvo en la Premier League de Dubái, a mediados de febrero de 2020, fue una prueba que lo dejó matemáticamente clasificado para la justa multidisciplinaria en el kata masculino.

“Creo que mi sueño olímpico llegó tarde, pero las cosas llegan cuando tiene que pasar. Si los Juegos Olímpicos hubieran sido cuando yo estaba cómodamente en el tope de mi categoría, hubiese sido increíble; pero se dio en este momento, cuando yo estoy de retirada”, dijo el caraqueño en una entrevista para El Diario en marzo de 2020.

Trayectoria de Antonio Díaz 

El sensei comenzó en el karate a los 6 años de edad por influencia de su padre. Casi nueve años después, obtuvo su primer logro cuando alcanzó el oro en el V Campeonato Panamericano Juvenil de Karate de 1993 en la modalidad de kumité. 

Desde entonces, Antonio Díaz ha sido bicampeón de kata en el Mundial de Karate (Belgrado 2010 y París 2012) y en los Juegos Mundiales (Duisburg 2005 y Cali 2013). También ganó dos preseas doradas en los Juegos Panamericanos (Santo Domingo 2003 y Lima 2016) y 16 medallas en el Campeonato Panamericano de Karate Senior. 

Con 41 años de edad, Antonio Díaz se retiró del karate como uno de los mejores del mundo, siendo sexto del ranking de la Federación Mundial de Karate (WKF). Además, tiene un Récord Guinness como el máximo ganador de medallas mundiales —ocho en total— en la historia de este deporte.

El legado del Sensei de Oro

Lo que más le emociona de su trayectoria no son las preseas, los reconocimientos o las victorias que ha obtenido en cada torneo, confesó, sino el hecho de ser un ejemplo de inspiración para los más jóvenes y el legado que ha transmitido con el paso del tiempo.

“Creo que esas son las cosas más bonitas, el poder de influencia que puedes tener en muchas personas, de hacerle ver a otros que los sueños no son imposibles, que nunca te debes dar por vencido, y que lo importante no es conseguir las cosas de inmediato, sino ser constante; y es que esas metas van a llegar con el tiempo”, reflexionó previamente para El Diario.

Afirmó que trata de mantenerse lo más cerca de ese niño que empezó a soñar con formar parte de la selección nacional de karate y asistir a un mundial de la WKF, que veía cintas de karate en el VHS y soñaba con estar entre los mejores del mundo.

“He ido a cualquier sitio y hay muchísima gente que me reconoce, que me dice: ‘Guao, tú eres el karateca. Te he visto competir. Felicitaciones’. Incluso, quieren tomarse una foto con uno. Más allá del ego, es algo que te llena porque sientes que lo que estás haciendo puede impactar positivamente. Al final, estás representando al país”, destacó.

Argumentó que la pureza de un atleta se va perdiendo cuando los logros se suben a la cabeza. “No es una humildad rebuscada, sino tratar de ser yo. Estoy satisfecho con ese impacto positivo que he transmitido en las personas. Eso es una gran responsabilidad que llevo con el mayor orgullo, debido a que estoy dispuesto a ser un buen ejemplo para ellos”, compartió.

Redes sociales de Antonio Díaz

Te invitamos a votar en los Premios Haciendo País 2021