Lisbely Vera: la promesa del atletismo paralímpico de Venezuela - Premios Haciendo País 2021 | El Diario
14909
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-14909,bridge-core-3.0.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-28.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive
 

Lisbely Vera: la promesa del atletismo paralímpico de Venezuela

Velocista, ganadora de tres medallas en los Juegos de Tokio 2020 y orgullosa de crecer en el estado Zulia. La joven atleta fue una de las figuras más destacadas que dejó la última edición de la competencia deportiva más importante del mundo

Lisbely Vera hizo historia el 28 de agosto y el 4 de septiembre de 2021 en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Fue la ganadora de tres medallas, una hazaña que la inscribió en los libros de récords venezolanos por ser la primera atleta del país en lograr este resultado. 

La joven velocista nació en Tucaní, estado Mérida, pero la mayor parte de su vida transcurrió en la localidad de San José de Heras (Zulia). Allí tuvo su primer acercamiento con la vida deportiva. Ella solía correr en su casa, en la calle o en el colegio. Desafiaba a sus vecinos para ver quién era más rápido y, uno de esos días, el entrenador venezolano Leonel Cabezas se interesó en su potencial y la recomendó con su actual preparador, Isidro Barthelemy.  

Vera percibe el atletismo como un escape y una oportunidad para reconstruir su autoestima muy afectado por el bullying del que era objeto desde muy pequeña.

Nació sin parte de su brazo izquierdo, por lo que le propusieron la idea de competir en atletismo adaptado. Al principio, producto del ambiente al que estaba expuesta en la escuela, Vera entrenaba sola porque no tenía confianza en sí misma. Las prácticas las completaba en solitario y las carreras las finalizaba sin supervisión. Le tomó al menos dos meses poder adaptarse y que sus entrenadores estuvieran presentes.

“Esas bromas me hicieron madurar porque sabía que en algún momento iba a tener que enfrentar la vida y que tenía que valerme por mí misma”, dijo para el portal Paralympic.

La venezolana también relató que en el colegio contó con el apoyo de sus profesores, quienes intentaban limitar los comentarios que recibía por su aspecto. Pero Lisbely también entendía que las burlas de los otros podían dolerle más a sus abuelos que a ella, por eso prefería no contarles al respecto. 

“Desde pequeña viví con mi abuela y mi abuelo. No les decía nada de lo que me pasaba en el colegio. Ellos se enteraban de que me hacían bullying cuando había peleado con algún compañero o cuando los profesores pasaban por la casa y se los decían”, expresó.

Su debut y éxito

Lisbely Vera siempre fue considerada como una promesa para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Esto debido a sus registros de tiempo y su debut como velocista cuando tenía 16 años de edad. A esa corta edad se subió al podio de los Juegos Parapanamericanos Juveniles de Sao Paulo en 2017. 

También fue campeona en los Parapanamericanos de Lima 2019 en los 400 metros, competición en la que ganó medalla de plata en los 100 y 200 metros. Previamente había ganado doble medalla de bronce en el Mundial de Dubái en 2019.

En los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 sumó otras tres medallas a su palmarés en la categoría T47. Obtuvo dos de oro y una de plata, convirtiéndose en la primera venezolana en ganar doble oro en esta cita olímpica, triunfo que ningún atleta venezolano ha logrado hasta ahora.

En contra de la estigmatización

El 9 de septiembre de 2021 la selección nacional paralímpica fue recibida en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, en el estado Vargas. Al bajar del avión, Lisbely fue entrevistada por la prensa y dijo lo siguiente:

“No tengo palabras para expresar lo que siento. Le cumplí a Venezuela, le cumplí a mi bandera y de verdad también a toda la gente de San José de Heras que me ha estado apoyando, a mi pueblo. Yo invito a los jóvenes a que hagan deporte. Ninguno de los que estamos aquí somos discapacitados, somos capacitados y no hay ninguna limitación”.

Antes de conocer el deporte, Lisbely escondía su brazo a veces por vergüenza y pensaba que estaba en desventaja con el resto de su entorno. Sin embargo, hoy se ve a sí misma como una persona confiada y decidida. 

Comentó que su motivación para cada carrera es su familia, que siempre la apoyó para que continuara sus entrenamientos en Maracaibo y poder regalarle una alegría a Venezuela.

Para Lisbely la mejor parte de ser una atleta de alto nivel es poder ser un modelo para otras personas y representar que no hay limitantes físicas. Ha sido vocera de que los atletas paralímpicos tienen mucho potencial que demostrar en cualquier parte del mundo. 

Como la mayoría de los atletas venezolanos, ellos también sufren las dificultades por la crisis del país. Pero la determinación los hace seguir preparándose para llegar a competir en la élite del deporte con la intención de seguir rompiendo cualquier estigma que pese sobre ellos.

Redes sociales de Lisbely Vera

Te invitamos a votar en los Premios Haciendo País 2021

Conoce al jurado de la categoría Deportes

Imprimir

Eumar Esaá

Periodista deportiva
Mari Montes

Mari Montes

Periodista deportiva
Reinaldo Oliveros

Reinaldo Oliveros

Periodista deportivo