Raquel Figueroa: la lucha que tiene rostro de docente - Premios Haciendo País 2021 | El Diario
14919
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-14919,bridge-core-3.0.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-28.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive
 

Raquel Figueroa: la lucha que tiene rostro de docente

La profesora y dirigente sindical ha dedicado su carrera a buscar mejores condiciones de vida para el sector magisterial, actualmente uno de los más golpeados por la emergencia humanitaria compleja venezolana. Al frente de varias organizaciones, está segura de que la reconstrucción del país empieza en sus escuelas, por lo que es necesario devolver la dignidad a la profesión de educador

La cuenta de Twitter de Raquel Figueroa abre con la imagen de un grupo de docentes marchando. Cargan un pendón que dice: “Ser profesor y no luchar es una contradicción pedagógica”. En esa frase, inspirada de la icónica cita del expresidente socialista chileno Salvador Allende, se encierra el mantra que resume la carrera de la sindicalista y especialista en políticas educativas.

Ya en los años noventa, Figueroa estaba presente en la lucha del gremio docente por sus reivindicaciones laborales. Como secretaria general del Colegio de Profesores de Venezuela, en 1996 denunció los problemas en la contratación de nuevos maestros en contraste con el alto número de jubilaciones y renuncias anuales. Un problema que no solo afectaba a los recién graduados sin posibilidades de ingresar al Ministerio de Educación, sino que también, a la larga, podría provocar un déficit de profesionales en el país.

Para ella, la lucha gremial va de la mano con la lucha política, pues el generar mejores condiciones para los docentes comienza por construir un mejor país. Siguiendo su enfoque en lo social y comunitario, se convirtió en militante del partido izquierdista Bandera Roja, del cual llegó a ser secretaria general. Actualmente es miembro del comité central de la organización, que ha resistido desde 2013 dos intervenciones por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Construyendo país

“Salvar la educación es una necesidad histórica que nos lleva a restablecer la esencia de la educación como concepto de cambio y proyecto para toda la población, renovando de esta forma el compromiso con la misma. La nación y la democracia son construcciones sociales que deben ser enseñadas y aprendidas en la escuela”, afirmó Figueroa durante un discurso en el acto Salvemos la Educación, organizado por la Asamblea Nacional en septiembre de 2019.

En esa línea de llevar la lucha política y sindical de la mano, Figueroa es la coordinadora de la Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE). Esta coalición agrupa a diferentes organizaciones no gubernamentales (ONG) y asociaciones gremiales relacionadas a la educación, en su intento por lograr una sociedad más justa, democrática y participativa. También ha integrado otras instancias ciudadanas como la Plataforma Nacional de Conflicto, agrupación de luchas de la clase trabajadora venezolana, donde es representante tanto del sector magisterial, como de Bandera Roja.

En 2019 suscribió el acuerdo de la AN presidida por Juan Guaidó de declarar la emergencia humanitaria compleja en Venezuela. Asegura que la grave crisis que atraviesa el sector educativo es una arista de un problema mucho mayor que se debe combatir, y que pasa por toda la situación de derechos humanos, el deterioro de los servicios públicos, así como los salarios y pensiones paupérrimos. Incluso la persecución y detención de voces disidentes, como la del profesor y director de Fundaredes, Javier Tarazona. “Es hora de convertir la desesperanza en esperanza, Venezuela debe prepararse para la reconstrucción de su civilidad y la educación. Sus escuelas y sus universidades deben ser espacios de compromiso a la causa de la liberación”, apunta.

La bandera de la educación

Ser docente en Venezuela requiere de muchísimo temple. Con salarios que apenas superan los 5 dólares mensuales, y en algunas veces de menos de $2, la educación se ha convertido en un oficio de hambre. Esa imagen del profesional que camina largas para llegar a su escuela, con los zapatos rotos y sin desayunar, es la razón por la que Raquel Figueroa se mantiene en pie de lucha con más fuerza en los años noventa.

Todavía al frente del Colegio de Profesores de Venezuela como dirigente sindical, sigue presente en cada marcha y protesta de su gremio. También es coordinadora del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez, con el cual ha encabezado varios paros de docentes en todo el país, así como manifestaciones frente al edificio del Ministerio de Educación. Especialmente en lo referente al cumplimiento del contrato colectivo, la búsqueda de sueldos justos y el pago de deudas pendientes con el sector.

Desde la UDSE, Figueroa considera que actualmente existen nueve causas de la catástrofe educativa en Venezuela y su deterioro como derecho humano. Entre los más importantes resalta la exclusión escolar producto de la entronización de la pobreza, el deterioro de los programas de alimentación y servicios de bienestar social estudiantil, y la desvalorización del trabajo docente, con cada vez menos poder adquisitivo y seguridad social. También agrega  el colapso de las infraestructuras educativas y la fuga de profesionales, quienes migran como consecuencia de los puntos anteriores.

En medio de la pandemia de covid-19, Figueroa también se ha convertido en vocera de los derechos de los trabajadores de la educación, quienes no cuentan con los recursos para dar de manera eficiente clases a distancia. Tampoco con las garantías para un regreso seguro a las aulas. Actualmente se ha sumado al llamado de diferentes instituciones como la Academia Nacional de Medicina o la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, sobre el riesgo en la aplicación de vacunas cubanas sin aval científico en menores de edad, en un intento del régimen de Nicolás Maduro de forzar el regreso a las clases presenciales.

A Figureoa todavía le quedan muchas batallas por librar en la búsqueda de mejorar las condiciones de la educación en el país. Sin embargo, una de sus publicaciones más recientes en Twitter define bien la constancia de sus ideales: “Es necesario luchar para reconquistar la vida en Venezuela. La vida es libertad, salud y educación. El pueblo venezolano debe tomar conciencia de que debemos ser protagonistas de nuestra propia historia libertaria”.

Redes sociales de Raquel Figueroa

Te invitamos a votar en los Premios Haciendo País 2021

Conoce al jurado de la categoría Educación

Lila Vegas

Lila Vegas

Miembro de la Red de Madres, Padres y Representantes
Carlos Cedeño

Carlos Cedeño

Director del Colegio Integral El Ávila
Yazmely Labrador

Yazmely Labrador

Periodista